Prospecto

Definición:

ProspectoEn marketing, un prospecto es un consumidor o una empresa que ha mostrado cierto interés en tus productos o servicios, pero que aún no han iniciado ningún contacto comercial. Es decir, es un comprador potencial.

En este sentido, hay que diferenciar entre dos objetivos: por un lado está la segmentación de clientes o definición de público objetivo y por otro lado está el objetivo de tener un prospecto, que entraría dentro de la segmentación de clientes que se ha definido previamente.

Diferencias entre prospecto y lead

Primero debemos entender que todo prospecto es un lead, pero no todos los leads acaban convirtiéndose en prospectos.

Partiendo de esta premisa, debemos analizar la calidad de cada lead que entra en una empresa. De esta manera se podrá evaluar si es un posible prospecto o no, para invertir tiempo y recursos en él.

Cuando un usuario deja sus datos en la web de la empresa, es decir se convierte en un lead, realmente no sabemos si necesita adquirir nuestro producto o si tiene la capacidad (por ejemplo económica) para ello. En ese momento solo conocemos que ha mostrado cierto interés hacia la empresa.

El siguiente paso, una vez averiguado si es un posible prospecto, se deben aportar los recursos necesarios para que se convierta en cliente. Para ello, la empresa debe tener un impacto en este prospecto con el fin de que llegue a ser rentable.

Un prospecto puede ser un lead con el que la empresa ha hablado por teléfono o con el que se ha correspondido vía email. Además, también puede ser alguien que pregunta a través de un chat o redes sociales por un producto o servicio determinado.

Cómo conseguir un prospecto

Para conseguir que los leads se transformen en prospecto una empresa debe tener un plan estratégico de captación. Para ello, lo más importante es tener claro qué se puede aportar al cliente, ofrecerle algo único y especial. Por otro lado se debe tener en cuenta qué tipo de producto se ofrece y el precio que tiene.

Para que funcione un plan de captación de leads el sitio web de la empresa debe tener una serie de punto. Entre ellos, el principal es tener un buen formulario en la web que llame la atención. También se pueden captar a través de campañas de Facebook o Instagram Ads que lleven a una landing page.

En el momento en el que este lead se convierte en algo más, la comunicación entre dicho lead y la empresa debe ser bidireccional. Es decir, cuando responde a los emails o llamadas de la empresa.

En definitiva, el prospecto es el consumidor o empresa que tiene cierto interés en comprar un producto o servicio y puede ser un antiguo cliente o no.

Ir arriba